CÓMO UNIR FUERZAS PARA LOGRAR UN RECICLADO DE PET SATISFACTORIO
Gravimétrica

CÓMO UNIR FUERZAS PARA LOGRAR UN RECICLADO DE PET SATISFACTORIO

Tiempo de lectura: 3,5 min

¡Es sencillo! Aunque, pensándolo mejor, no tanto. Más adelante explico por qué en este blog, pero ahora veamos brevemente qué es el PET y por qué está tan extendido su uso. En realidad, en lo referente a la pregunta de qué es el PET, la mejor respuesta se encuentra en Wikipedia.com:

«El tereftalato de polietileno, conocido por sus siglas en inglés, PET, es un poliéster termoplástico. Este plástico se emplea en multitud de productos, como botellas de PET y otros envases para uso alimentario; en fibras industriales y textiles como el tejido polar; para películas, placas y utensilios de cocina. Al calentarlo, es muy fácil dar forma al PET.» Otros ejemplos de productos fabricados con PET incluyen equipamiento impermeable, mantas polares, filamentos 3D, botes de champú, fiambreras, tarrinas de mantequilla y termos. 

Ahora que ya sabemos qué es el PET y para qué se utiliza, es fácil entender por qué es un material tan utilizado. Tomemos como ejemplo una botella de refresco hecha de PET. Estas botellas son ligeras, irrompibles y excelentes para reciclar. Para reciclar las botellas de PET, primero se recogen y se limpian y, a continuación, se trituran en pequeñas escamas de medio centímetro, aproximadamente. Este material se conoce como escamas de PET reciclado. Al fundirlas, se pueden transformar en gránulos. Este granulado se denomina rPET y se puede reutilizar para volver a fabricar botellas.

Es decir, para que toda la cadena funcione correctamente, son necesarios tres factores básicos: 

  1. La disposición de los clientes
  2. La disposición de los fabricantes
  3. Capacidad tecnológica

Si bien puede parecer sencillo, en la práctica, el resultado es muy desalentador. Y voy a explicar por qué.

1. La disposición de los clientes

Actualmente, todos sabemos que no se debe tirar plástico en la naturaleza y que hay que separarlo de los demás residuos, ¿verdad? Por desgracia, no todo el mundo lo hace, por diversos motivos. Al fin y al cabo, gestionar el plástico de manera sostenible cuesta dinero, por no hablar del tiempo y del esfuerzo. Esta última es la razón por la que muchas personas de países que se encuentran en una situación económica menos favorecida suelen pensar menos en el respeto al medioambiente. Por otra parte, la compañía de investigación Kantar concluyó que prácticamente la mitad (48 %) de los encuestados en Asia, Europa y América Latina esperaban que fueran los propios fabricantes quienes adoptaran medidas para usar menos plástico.

2. La disposición de los fabricantes

Prácticamente en todos los casos, el fabricante tiene como objetivo fabricar un producto de la mejor calidad al coste más reducido posible. En la práctica, lamentablemente esto no siempre va unido al uso de rPET, puesto que para garantizar la mejor calidad, también se necesita rPET de alta calidad. Para ello, se recoge rPET de alta calidad mediante un sistema de monorrecogida, como el flujo de depósito, con lo que el material reciclado muchas veces sale más caro que el PET nuevo. Así, ¿qué incentivos tienen los fabricantes para usar PET reciclado? 

A fin de propiciar que los fabricantes utilicen rPET, por ejemplo, varios países europeos han cerrado acuerdos para el reciclado de PET.

  • En 2025, será obligatorio un contenido de rPET de un 25 % (media calculada para cada Estado miembro de la UE) en las botellas de PET, que aumentará al 30 % en 2030. - Objetivos específicos para la recogida separada de botellas de PET para su reciclaje: un 77 % en 2025 y un 90 % en 2029, que se deberá alcanzar mediante programas de depósitos y programas de recogida separada.
  • Nuevos requisitos de diseño: solo se permitirá la comercialización de botellas de un solo uso si el diseño de los tapones y los sellos garantiza que estos permanezcan unidos a la botella.


3. Capacidad tecnológica

Como ya hemos explicado, las botellas de PET se trituran hasta convertirse en escamas, después de recogerlas, lavarlas y secarlas. A continuación, las escamas separadas se convierten en gránulos (rPET) mediante extrusoras. Este proceso requiere una gran cantidad de energía, ya que es necesario fundir las escamas antes de transformarlas en gránulos. La buena noticia es que los fabricantes no son los únicos que están desarrollando métodos innovadores para crear soluciones comunes. Empresas como Movacolor están haciendo todo lo posible para que el reciclaje resulte más atractivo. De hecho, el MCHigh Output 2500R puede introducir directamente escamas de PET en el proceso de fabricación de botellas nuevas sin tener que transformarlas antes en gránulos. Dicho de otro modo, esta ingeniosa tecnología se salta un paso en el que se consume mucha energía durante el proceso de reciclaje,  lo que garantiza el ahorro de tiempo y energía.

PET flakes

¿Lo conseguiremos?

Para lograr un sistema ideal, es imprescindible que aunemos esfuerzos. Todos tenemos que hacer lo que esté en nuestra mano de una u otra forma, lo que implica que quizá algunos gastos sean un poco mayores de lo habitual. Sin embargo, si todos trabajamos para lograr el mismo objetivo, utilizar las materias primas de la forma más eficiente posible y, por lo tanto, proteger el medio ambiente todo lo que podamos, aportaremos nuestro granito de arena a la responsabilidad común. ¡Y solo eso ya tiene un gran valor!

Autor: 
Jesper Korringa
Marketing Communications Expert