¿CREE QUE EL RECICLAJE INTERNO ES COMPLICADO? ¡ES MÁS FÁCIL DE LO QUE PIENSA!
Gravimétrica

¿CREE QUE EL RECICLAJE INTERNO ES COMPLICADO? ¡ES MÁS FÁCIL DE LO QUE PIENSA!

Tiempo de lectura: 4,5 minutos

Contribuir a la economía circular es cada vez más importante para las empresas de todo el mundo. La responsabilidad social corporativa, la sostenibilidad y el reciclaje son términos importantes con los que nos encontramos a menudo. Pero, ¿usted, como fabricante de plásticos, también podría participar? Y si es así, ¿cómo? En este blog explicaré brevemente lo que significa la «economía circular» y cómo puede empezar a producir de forma sostenible inmediatamente con el reciclaje interno. 

La economía circular aumenta la vida útil de los productos

En nuestra economía, existen dos modelos que describen el ciclo de vida de un producto: el modelo lineal y el modelo circular. El modelo lineal sigue el plan tradicional por fases de «tomar - hacer - desechar». En estos pasos recogemos las materias primas, les damos forma en los productos que utilizamos y luego los desechamos como residuos. En una economía lineal, creamos el máximo valor produciendo y vendiendo tantos productos (a menudo baratos) como sea posible.

El modelo circular sigue el enfoque de las tres 'R': «reducir - reutilizar - reciclar». Este enfoque se centra en utilizar el menor número posible de materias primas (reducir), reutilizar los productos y componentes en la medida de lo posible (reutilizar) y utilizar de nuevo las materias primas de un producto con la mayor calidad posible (reciclar). En otras palabras: utilice, comparta, alquile, reutilice, repare y recicle los materiales y productos existentes todo lo que pueda. Así se prolonga el ciclo de vida útil del producto y se crea valor añadido.

From a linear to a circular economy

Reciclaje interno

Al aplicar el reciclaje interno, los fabricantes de plásticos pueden contribuir a la economía circular de una manera relativamente fácil. Al fin y al cabo, estos fabricantes tratan a diario con los residuos de plástico –en forma de cuellos de llenado, guías, tapas y extremos– de las máquinas de inyección y sopladoras de extrusión. Antes, estos residuos se vendían a menudo a compradores que los utilizaban para fabricar productos de plástico de baja calidad. Hoy en día, estos residuos se reutilizan a menudo mediante su reciclaje directo e indirecto. Esto se llama reciclaje en un sistema cerrado (circuito cerrado) porque los residuos no salen de la fábrica y proporciona numerosos beneficios sostenibles y económicos, como la reducción del transporte.

Reciclaje directo e indirecto

Se puede reciclar a nivel interno de dos maneras: directa e indirectamente. El reciclaje directo se produce directamente en la máquina de moldeo por inyección o en la sopladora de extrusión al triturar los residuos de producción con una trituradora y reintroducirlos en el proceso de producción. Este proceso está totalmente automatizado y cerrado. En el caso del reciclaje indirecto, los residuos se recogen en un contenedor central de la fábrica, se trituran de forma centralizada y se vuelven a transformar en un producto final. En resumen, podemos identificar las siguientes diferencias principales entre estos dos tipos de reciclaje:

Diferencias entre el reciclaje directo y el indirecto

  • El reciclaje directo usa inmediatamente los residuos, en comparación con la recogida centralizada del reciclaje indirecto.
  • Con el reciclaje directo, no es necesario separar los residuos por colores.
  • El reciclaje directo es, por tanto, menos propenso a errores.
  • No es necesario volver a secar el material        

Calidad garantizada con sistemas inteligentes

En general, el reciclaje directo es, por lo tanto, la forma más sencilla y segura de reciclar de forma interna. Pero, si aparentemente es tan sencillo, ¿por qué no lo hace todo el mundo? La mayor limitación para el reciclaje directo es la pérdida potencial de calidad del producto final, también llamada variación de producción. En realidad, estas variaciones hacen que el reciclaje directo sea aún menos sostenible que la producción normal. La causa de las variaciones de producción suele ser el uso de equipos incorrectos o imprecisos. Para poder reciclar directamente, se necesita una buena trituradora, así como uno de los cinco sistemas siguientes:

  1. Válvula dosificadora
  2. Mezclador de lotes
  3. Sistema de dosificación volumétrica
  4. Sistema de dosificación gravimétrica
  5. Mezclador gravimétrico híbrido

El reciclaje directo, en combinación con una válvula dosificadora o un mezclador de lotes normal, es menos preciso en comparación con los otros sistemas, porque aquí el material principal y el triturado se superponen. Otras opciones son los sistemas de dosificación volumétrica, los sistemas de dosificación gravimétrica y los mezcladores gravimétricos híbridos. Como estos sistemas dosifican el triturado en el flujo principal en línea, el resultado no son capas, sino la mezcla correcta entre el material principal y el triturado.

Solución inteligente gravimétrica e híbrida para el procesamiento del triturado

La diferencia entre los sistemas de dosificación volumétrica y los sistemas de dosificación gravimétrica o los mezcladores gravimétricos híbridos se encuentra en la incorporación de la tecnología gravimétrica inteligente para el procesamiento del triturado. Un sistema de dosificación gravimétrica comprueba periódicamente la cantidad de triturado disponible en el sistema. A continuación, el sistema compensa este triturado ajustando la cantidad de masterbatch que debe añadirse al proceso para crear un producto final con la calidad deseada. Esta compensación garantiza una gran precisión y estabilidad de la producción. Esto hace que un sistema de dosificación gravimétrica sea una solución compacta para crear productos de plástico más pequeños con un alto grado de precisión. Un ejemplo de sistema de dosificación gravimétrica que puede procesar bien el triturado es el MCTwin.

En comparación con un mezclador de lotes tradicional, un mezclador gravimétrico híbrido puede dosificar gravimétricamente en línea además de mezclar. Al igual que el sistema de dosificación gravimétrica, un mezclador gravimétrico híbrido también tiene la capacidad de reducir automáticamente el suministro del lote principal, aunque lo hace con menos precisión. Por ejemplo, este sistema no puede ver la cantidad de triturado disponible en el sistema, pero sí se asegura de que la cantidad reducida de masterbatch pueda seguir añadiéndose correctamente en línea. Esto hace que el mezclador gravimétrico híbrido sea más adecuado para producir productos de plástico de mayor tamaño. Un ejemplo de mezclador gravimétrico híbrido que puede procesar triturado es el MCHybrid 30R.

El reciclaje interno es sostenible y ahorra dinero

Como se ha visto en este blog, el reciclaje interno con el equipo adecuado es más fácil de lo que se piensa. Para expresar esto en cifras concretas: Cuando el sistema usa el 20 % de triturado, se puede ahorrar el 20 % de masterbatch y, con los elevados precios actuales de la materia prima para el plástico, esto puede suponer un ahorro notable. Además, es sostenible, así que puede hacer una valiosa contribución a la economía circular. Si lo piensa, suena muy bien, ¿verdad?

Autora: 
Silvia Meeuwsen
Marketing Communications Expert

Author: Silvia Meeuwsen, Marketing Communications Expert